Avinguda d'Ernest Lluch 32, 08302 - Mataró, Barcelona
+34 616 94 32 18
contacto@saedpv.com

Despilfarro Alimentario

Despilfarro Alimentario

despilfarro alimentario

Los beneficios de implementar un plan de prevención del despilfarro alimentario en establecimientos e industrias alimentarias es una cuestión imperativa para cualquier empresa del sector.

El desperdicio o despilfarro alimentario es un problema que en los últimos años va  adquiriendo mucha relevancia en todos los sectores de una sociedad más conciente sobre el hecho de que, hay que luchar contra las pérdidas y el despilfarro de alimentos que se generan a lo largo de toda la cadena alimentaria. 

Los modelos actuales predominantes de producción, transformación, distribución y consumo de alimentos aún son incapaces de resolver los problemas de seguridad y soberanía alimentarias de la población mundial.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se estima que un tercio de todos los alimentos producidos en el ámbito mundial se pierden o se despilfarran, a este dato hay que añadir que la alimentación de alrededor de novecientos millones de personas es insuficiente y/o pobre, mientras que alrededor de un tercio de los habitantes de países del primer mundo sufren obesidad debido a una ingesta excesiva o inadecuada de alimentos.

En la actualidad, el sistema alimentario considera a los alimentos como mercancías, y no realmente como lo que son, bienes básicos, aplicando en ocasiones prácticas comerciales desleales y que han sido identificadas como una de las principales causas de generación de pérdidas y despilfarro alimentario.

Las pérdidas y el despilfarro alimentario debilitan la economía, hacen menos competitivas las empresas, aumentan el gasto del hogar y obligan a la Administración a destinar recursos para gestionar los residuos alimentarios.

Además, tienen como efectos la reducción de las tierras fértiles disponibles, la pérdida de la diversidad biológica, el exceso de uso de agua potable y energía y el incremento de la generación de residuos, y son una de las causas del cambio climático.

Cada año en la Unión Europea se despilfarran unos ochenta y ocho millones de toneladas de alimentos y casi ocho millones de toneladas es en España, y se prevé que esta cifra aumentará si no se adoptan medidas preventivas. 

Entre los efectos del despilfarro alimentario podemos citar rápidamente algunos:

  • Debilitan la economía
  • Hacen menos competitivas a las empresas
  • Aumentan el gasto en el hogar
  • Aumentan los gastos para gestionar los residuos alimentarios
  • Reducen las tierras fértiles disponibles
  • Pérdida de diversidad biológica
  • Aumenta el uso del agua potable y energía
  •  Generan una gran cantidad de residuos
  • Acelera el cambio climático

En fin, los costes del despilfarro alimentario son de tipo económico, social y medioambiental. Estos costes afectan a todos los habitantes. principalmente mediante la escasez de recursos y a cada vez mayores costos en la eliminación de los residuos, sin mencionar el coste medioambiental.

En el ámbito europeo no existe una normativa armonizada en esta materia: aunque ha habido numerosos intentos para legislar. Si bien existe un documento que puede actuar como marco orientador en la materia, una Resolución del Parlamento Europeo sobre cómo evitar el desperdicio de alimentos y estrategias para mejorar la eficiencia de la cadena alimentaria en la Unión Europea. 

Y esta resolución (del año 2012) puede sentar las bases para que dentro de poco, la prevención del despilfarro alimentario adquiera un carácter obligatorio en la Unión Europea en los próximos años.

Plan de Prevención de Pérdidas y Despilfarro Alimentario.

Prevenir las pérdidas y el despilfarro alimentario, mejora la competitividad, ayuda a reducir costos, aumenta la eficiencia y la productividad. También mejora la reputación empresarial y fomenta la fidelización de los clientes, ya que evitar el despilfarro de alimentos es también, cada vez más, una demanda del consumidor. 

En Catalunya, se ha promulgado la  LEY 3/2020, de 11 de marzo, de prevención de las pérdidas y el despilfarro alimentarios, que establece obligaciones a todos los agentes de la cadena alimentaria, y de forma muy específica al sector de la restauración y la hostelería. 

Se trata de una normativa pionera en la Unión Europea, ya que prioriza la prevención en origen, aplicable a todos los agentes de la cadena alimentaria que realizan su actividad en el territorio de Cataluña, independientemente de donde tengan su domicilio social.

Entre las Obligaciones que estipula la ley para los  agentes de la cadena alimentaria, podemos citar:

  • Disponer de un plan de prevención de las pérdidas y el despilfarro alimentarios y aplicarlo.
  • Reducir, medir e informar anualmente sobre la cuantificación de las pérdidas y el despilfarro alimentarios
  • Contabilizar los productos alimentarios que se destinen a la distribución gratuita o a la alimentación animal
  • Adoptar las medidas oportunas para aplicar a las pérdidas y el despilfarro alimentarios
  •  Evitar actuaciones orientadas a dejar los alimentos en condiciones no aptas para su consumo o valorización

Además, cita la ley que las empresas alimentarias y las entidades de iniciativa social y otras organizaciones sin ánimo de lucro que se dedican a la distribución de alimentos, además de cumplir las obligaciones deben velar por:

  • Capacitar a los trabajadores para que actúen de forma activa en la reducción del despilfarro alimentario.
  • Aplicar medidas para incentivar la venta de productos con la fecha de consumo preferente o de caducidad próxima.
  • Promover la prevención de residuos mediante acciones para reducir el despilfarro alimentario e informar al consumidor sobre los hábitos de consumo más responsables.
  • Fomentar las líneas de venta de productos con imperfecciones o desperfectos.
  • Promover el consumo de los productos de temporada, los de proximidad, los ecológicos y los ambientalmente sostenibles.
  • Incorporar o mejorar la información sobre el aprovechamiento de los alimentos y de los biorresiduos.
  • Mejorar la segregación de la fracción orgánica.
  • Fomentar la venta de alimentos a granel.

Uno de los ejes fundamentales de esta ley es el llamado Plan de Prevención de Pérdidas y Despilfarro Alimentario, para que las empresas puedan definir e implementar una serie de acciones dirigidas a prevenir y reducir las pérdidas y el despilfarro alimentario.

Además de ayudar a cumplir con la normativa vigente, en el caso de Catalunya,  y previsiblemente con la europea en un futuro próximo, implementar un Plan de Prevención de Pérdidas y Despilfarro Alimentario aporta importantes beneficios en todos los ámbitos.

¿En qué consiste el Plan de Prevención de Pérdidas y Despilfarro Alimentario?

Consiste en una serie de acciones concretas, previamente definidas dentro de una estrategia, con las que la empresa se propone prevenir y reducir las pérdidas y el desperdicio alimentario (PDA) generados en su actividad. 

Documentar estas acciones y hacer un seguimiento de su implementación permite obtener datos cuantitativos, identificar puntos críticos y establecer medidas correctoras.

Para su elaboración, es necesario un análisis exhaustivo de los procedimientos y las actividades relacionadas con la generación de las Pérdidas y Desperdicios Alimentarios, tanto de los procesos productivos como en las demás actividades y políticas de la empresa. 

Ya son muchas las empresas que dentro de la cadena alimentaria están aplicando medidas para reducir las pérdidas y el despilfarro de alimentos como estrategia para mejorar la eficiencia y reducir costes.

A parte de cumplir con la normativa actual, implementar un Plan de Prevención de Pérdidas y Despilfarro Alimentario ayuda a:

  • exponer los datos obtenidos en la cuantificación de las PDA de la empresa y su evolución a lo largo de los años
  • identificar las principales causas de las PDA y definir un programa de acciones de prevención y reducción diseñado para minimizarlas
  • identificar los puntos críticos de generación de las PDA y las medidas correctoras para controlarlos
  • definir la estrategia de sensibilización y formación del personal entorno a este tema
  • definir la estrategia de comunicación de los datos y de los resultados obtenidos

Beneficios del Plan de Prevención de Pérdidas y Despilfarro Alimentario

Económicos

Cualquier actividad empresarial tiene como objetivo producir o comercializar la mayor cantidad posible de producto en relación a los recursos que invierte, el primer beneficio que podemos mencionar es a nivel económico. 

Cada vez que un producto se convierte en una PDA, se están perdiendo también los recursos económicos que se han invertido para producirlo, además del coste añadido que supone eliminarlo.

Beneficios ambientales

Permite a las empresas reducir los impactos ambientales derivados de su actividad, ayudando a prevenir y reducir la generación de productos que no se convertirán en residuos y a darle una salida ambiental más sostenible.

En el proceso de producción, transformación y comercialización de productos alimentarios se consume recursos como los hídricos, tierra fértil, combustibles fósiles, plaguicidas, fertilizantes, energía eléctrica, etc., generando un impacto ambiental importante en productos que luego deben gestionarse como residuos.

Por lo tanto, prevenir el desperdicio y el despilfarro alimenticio contribuye a la sostenibilidad y a la protección del medio ambiente, alineando a las empresas con los objetivos ambientales a nivel nacional e internacional.

Beneficios sociales

A pesar de que la finalidad del sector agroalimentario es proveer de alimentos saludables, seguros y en cantidad suficiente a la población para su consumo, varios estudios demuestran que la cantidad de alimentos que acaba en la basura sería suficiente para alimentar a toda la población mundial que se encuentra en situación de desnutrición o malnutrición.

Es por esto que cada vez más los consumidores empiezan a exigir a las empresas del sector que tengan en cuenta el problema del desperdicio y actúen en consecuencia.

Fuentes

https://higieneambiental.com/sites/default/files/images/halimentaria/1789128.pdf

https://www.higieneambiental.com/higiene-alimentaria/despilfarro-alimentario-los-beneficios-de-implementar-un-plan-de-prevencion-en-establecimientos-e-industria-alimentaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *