Avinguda d'Ernest Lluch 32, 08302 - Mataró, Barcelona
+34 616 94 32 18
contacto@saedpv.com

Campylobacter

Campylobacter

campylobacter

Se trata de una de las zoonosis más comunes que afectan al ser humano, se cree que en la Unión Europea se presentan unos 9 Millones de casos al año de esta bacteria gramnegativa, la Campylobacter habita en el tracto digestivo de animales que se crían para consumo, como el ganado vacuno, ovino, suino y sobre todo el aviar.

Las heces de los animales pueden contaminar el suelo donde se cultivan alimentos o el agua con que se riegan los mismos, incluso pueden contaminar el agua que se destina a consumo humano. La carne de ave (pollo, pavo) y la leche no pasteurizada suelen ser potenciales vectores de esta bacteria.

Campylobacter Jejuni

La más común de las bacterias Campylobacter que infectan a los humanos, es la Campylobacter jejuni, que causa inflamación del colon o colitis, produciendo normalmente diarrea, calambres abdominales y fiebre. 

Esta bacteria es una causa frecuente de diarrea infecciosa entre personas que viajan a lugares donde las prácticas de seguridad alimentaria es deficiente o poco tenida en cuenta, afectando así a la comida y el agua que se consume.

Campylobacter jejuni  puede afectar tanto a personas sanas como a enfermas, provocando uno de sus principales síntomas que es la diarrea, y parece afectar preferentemente a los niños de 1 a 5 años de edad.

Campylobacteriosis

La infección causada por la bacteria Campylobacter, denominada Campylobacteriosis, es la mayor enfermedad humana de origen alimentario declarada, con aproximadamente unos 246.000 casos anuales registrados en la Unión Europea, aunque los casos reales se estiman en unos 9 millones. 

La Campylobacteriosis es una de las principales causas de diarrea infecciosa y como ya mencionamos, el mayor causante registrado de “intoxicaciones alimentarias”, produciendo un coste para los sistemas de salud y en perdida de productividad de unos 2.400 millones de euros al año.

Las buenas prácticas en la manipulación de alimentos en la cadena productiva es una de las formas de prevenir la contaminación de los alimentos que llegarán a las diferentes cocinas para su elaboración y luego consumo.

Las bacterias Campylobacter suelen alojarse, atacar e infectar el revestimiento de los intestinos delgado y grueso, provocando una serie de síntomas, aunque no se limitan a esa zona y también pueden afectar a otras partes del cuerpo.

Al tratarse de una infección contagiosa, cualquier persona puede contagiarse al tener contacto con otra persona infectada, por lo que la higiene personal es de fundamental importancia en estos casos.

Contagio del Campylobacter

Las fuente más común de contraer esta infección es el consumo de carnes poco cocidas, como ya mencionamos, la mayoría de los animales destinados a consumo humano son portadores de esta bacteria, pero por sobre todo las carnes de aves deben ser de especial cuidado.

Según datos europeos de EFSA-ECDC, la presencia de Campylobacter en las manadas de pollos en los mataderos es de un 71%, y en las canales de un 76%. En los puntos de venta, la presencia en los pollos es de un 37,5%, en pavo un 28,2%, en cerdo 3%, leche y derivados 1% y en alimentos listos para el consumo un 2%.

A esto hay que sumarle, como en muchas de las enfermedades que se transmiten por los alimentos, la contaminación cruzada al momento de manipular o preparar los alimentos, los alimentos que están listos para el consumo, como vegetales o carnes ya cocidas y entran en contacto con fuentes contaminadas (carnes crudas, platos, cubiertos, tablas de cortar).

El agua contaminada y/o no tratada puede ser un vector transmisor de esta bacteria, tanto si es ingerida como tal o empleada para lavar frutas o verduras que irán a consumirse crudas.

Al ser portador, el ganado vacuno destinado a la producción de leche puede transmitir esta bacteria, por lo que la leche sin pasteurizar también puede ser una forma de contagios.

El contacto con animales infectados es otro mecanismo de contagio, tanto los criados para consumo como las mascotas de compañía pueden estar infectados y contagiar.

Como vimos, la bacteria del Campylobacter puede llegar a contaminar el alimento de varias maneras durante la cadena alimentaria:

  • En origen en las explotaciones avícolas y ganaderas.
  • En proceso por una falta de higiene y una manipulación inadecuada:
    • En el matadero, durante el sacrificio y faenado.
    • En las fases posteriores de transformación de alimentos.
    • En la preparación y cocinado de los alimentos en el hogar o en establecimientos de procesado y restauración.

Síntomas

Los síntomas de la bacteria Campylobacter, suelen aparecer de 2 a 4 días después haber ingerido el alimento contaminado, y como en muchas de las intoxicaciones alimentarias, continúan por alrededor de una semana.

Entre los síntomas podemos nombrar:

  • Dolor abdominal con cólicos
  • Fiebre entre 38 y 40ºC
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea acuosa y algunas veces con sangre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular

Complicaciones de la Campylobacteriosis

Entre las complicaciones de la infección por Campylobacter podemos incluir tres situaciones raras pero que podrían presentarse:

Bacteriemia

Es una infección temporal en el torrente sanguíneo, sucede generalmente en personas con el sistema inmunológico debilitado por otros trastornos, pudiendo causar fiebre de larga duración o que aparezca de forma repetitiva sin motivo aparente.

A medida que la sangre vaya transportando la infección a otras partes del cuerpo, pueden ir surgiendo otras afecciones y síntomas como:

  • Meningitis: por infectar los tejidos que recubren el encéfalo y la médula espinal
  • Osteomielitis, afectando a los huesos
  • Artritis infecciosa, afectando a las articulaciones
  • Endocarditis, afectando a las válvulas cardíacas
Síndrome de Guillain-Barré

Este síndrome es un trastorno nervioso, se da aproximadamente en 1 de cada 2000 casos de infección por Campylobacter, produciendo debilidad y en algunos casos parálisis, debido a que los anticuerpos creados para combatir la infección atacan los nervios.

Si bien la mayoría de las personas se recuperan, algunas veces los musculos quedan muy debilitados dejando secuelas de por vida. Se estima que entre el 25 al 40% de las personas que desarrollan este síndrome contrajeron antes una infección por Campylobacter. 

Artritis reactiva

Esta afección puede aparecer días o semanas después de que terminase los demás síntomas de la infección, causando, por lo general, inflamación y dolor en las caderas, en el tendón de aquiles y en las rodillas. También podría producirse en algunos casos inflamación ocular y en la uretra.

Es importante acudir a un centro asistencial si usted o alguien de su familia presenta los siguientes síntomas::

  • Diarrea que reaparece o continúa por más de 1 semana.
  • Heces con sangre.
  • Diarrea y vomitos por lo que no puede ingerir liquidos.
  • Fiebre por encima de 38ºC, junto con diarrea.
  • Deshidratación.
  • Recientemente ha viajado y presenta diarrea.
  • Tiene dolor abdominal fuerte.
  • Cultivo de una muestra de heces
  • En algunas ocasiones, cultivo de una muestra de sangre

Diagnóstico

Los análisis de heces suelen ser la forma principal para detectar qué bacterias están causando las infecciones, pero normalmente los médicos no necesitan saber qué bacterias han causado la diarrea para poder tratarla, por lo que los análisis de heces suelen ser solicitados solo en algunos casos.

Si el paciente tiene diarrea sanguinolenta o parece gravemente enfermo, suele realizarse un análisis de materia fecal, utilizando también pruebas de PCR en las heces, para detectar el material genético de la bacteria, que son más rápidas que los cultivos normales.

 Si existen sospechas de que existen otros órganos afectados, o la sangre, pueden solicitarse muestras de sangre para realizar cultivos y ver que bacteria os aqueja y tratarla.

Tratamiento

Muchas de las personas van mejorando con el pasar de los días y a la semana ya los síntomas han desaparecido y están curadas, algunas incluso antes, por lo que no suelen ser necesarios hacerse tratamientos específicos con antibióticos, más bien tratar los síntomas.

Las personas con una fiebre alta, diarrea grave, sanguinolenta o con síntomas muy fuertes, pueden necesitar tomar antibióticos durante unos cuantos días, siempre con indicación médica.

Cuando hablamos de infección en el torrente sanguíneo, el médico prescribe un tratamiento específico según los resultados de las pruebas, pudiéndose administrar distintos tipos de antibióticos de entre 2 a 4 semanas realizando ajustes según vaya el desarrollo de la infección.

Para evitar deshidratación a causa de la diarrea, se deben ingerir muchos líquidos a medida que la diarrea no pare, se desaconseja el consumo de zumos y refrescos ya que podrían empeorar, las soluciones de rehidratación son aconsejables en casos más graves.

Los lactantes que contraigan la enfermedad, deben ser revisados por el médico inmediatamente, y deben seguir lactando a lo largo de la enfermedad, excepto que el médico indique lo contrario.

Prevención

La mayoría de las infecciones por campylobacter ocurre por el consumo de carne contaminada y poco o mal cocinada, por lo que esta infección se puede adquirir tanto en el hogar como también en bares, restaurantes y otros establecimientos de restauración. 

La buena cocción de los alimentos, sobre todo las carnes de aves, a una temperatura mínima de 74ºC por unos minutos elimina la mayoría de las bacterias

Para evitar que este tipo de infecciones ocurra, están las buenas prácticas de manipulación de alimentos y de seguridad alimentaria, la cual deben ser seguidas en todos los establecimientos donde se preparen alimentos.

  • Las carnes crudas (pollo, ternera, ovino, cerdo) deben ser transportadas y conservadas separadas de cualquier alimento, bien refrigeradas y empaquetadas evitando así que se derramen sus fluidos sobre otros alimentos y/o superficies.
  • Todas las superficies y utensilios que tuvieron contacto con carnes crudas deben ser correctamente higienizadas.
  • Las personas encargadas de la manipulación de los alimentos deben mantener una higiene adecuada de manos y vestimenta que pudieran entrar en contacto y contaminar los alimentos. 
  • Evitar lavar las carnes crudas, para así evitar salpicaduras que pudieran contaminar superficies y otros alimentos.
  • La buena cocción de los alimentos, sobre todo las carnes de aves, a una temperatura mínima de 74ºC por unos minutos perdiendo así el característico color rosa y dejen de soltar líquidos.
  • Evitar que los alimentos ya cocinados tengan contacto con carnes crudas o con utensilios que tengan contacto con carnes crudas.
  • Mantener siempre la cadena de frío (4ºC o menos) durante el transporte de los alimentos crudos.
  • Toda la comida sobrante, debe ser refrigerada lo antes posible, para evitar el crecimiento de las bacterias.
  • Lavar bien las frutas y hortalizas cuando vayan a ser  consumidas en crudo, con agua potable.

Aquí dejamos algunas recomendaciones a seguir para evitar infecciones alimentarias por Campylobacter

  • Consumir siempre agua potable y/o tratada para consumo humano, consumir leche y zumos pasteurizados.
  • Evitar consumir agua de riachuelos, arroyos o pozos que no hayan sido tratadas antes.
  • Mantener una higiene adecuada a la hora de manipular y preparar alimentos, sobre todo después de tocar carne cruda de ave.
  • Cocinar correctamente los alimentos como las carnes y huevos, que pueden ser portadores de bacterias.
  • Limpiar correctamente los utensilios, tablas de cortar, encimeras y todo lo que entre en contacto con la carne cruda.
  • Lavar bien las frutas y verduras que irán a consumirse cruda.

FUENTES:

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000224.htm

https://www.msdmanuals.com/es/hogar/infecciones/infecciones-bacterianas-bacterias-gramnegativas/infecciones-por-campylobacter

https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/infecciones-campylobacter-sintomas-deteccion-prevencion

https://www.comunidad.madrid/servicios/salud/campylobacter-responsable-zoonosis-alimentaria-frecuente

https://www.efsa.europa.eu/en/topics/topic/campylobacter

https://seguridadalimentaria.elika.eus/campylobacter/,

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *